La extracción de gas como proveedor de energía

El gas natural es un tipo de mineral reconocido en esencia, debido a que, su proceso de extracción y refinería, prácticamente no emplea ningún tipo de cambio químico. Por ende, es un gas que además de provenir de la naturaleza es casi en su totalidad un producto totalmente natural. Por lo que al realizar una extracción de gas como proveedor de energía se obtiene un combustible fino y sin casi contaminantes. Toda la información sobre el gas natural a través de este artículo.

Se ha logrado comprobar que la práctica de la extracción de gas como proveedor de energía resulta una actividad mucho menos contaminante que otros tipos de combustibles y a su vez genera un mayor rendimiento en las actividades para las que se le deriva.

Su bajo índice contaminante y la proliferación en sus métodos de distribución han conllevado a hacer del gas natural uno de los principales combustibles de la actualidad. De hecho, en los últimos años se ha logrado aumentar su producción en el mundo entero, encaminando el hidrocarburo a convertirse en el principal de su rama.

Proveedor energía extracción gas

¿Qué es el gas natural?

Con una formación de hidrocarburos y moléculas de hidrógeno y carbono, el gas natural tiende a ser al menos en su composición, un fósil similar al petróleo o el carbón. Su ubicación se determina luego de realizar una serie de estudios geológicos y físicos que permitan detectar la acción bacteriana que el mineral genera bajo la tierra.

Se le identifica por ser un tipo de gas inodoro e incoloro que se compone de metano, carbono e hidrógeno. Por lo general, se ubica en formación tectónicas con procedencia a más de 240 años de formaciones rocosas y deformaciones naturales provenientes de fenómenos acontecidos en la placa tectónica de la tierra.

¿Dónde se origina el gas natural?

Igual que el petróleo, el gas natural se genera como un resultado de la descomposición orgánica en la tierra. Este tipo de formación bacteriana se formó durante años en los bajos fondos marinos y plataformas costeras que, con el paso de los años, se aislaron de la superficie como resultado de los diferentes cambios tectónicos de la tierra.

Este aislamiento permitió a las proteínas y grasas que se mantuvieron debajo de las formaciones rocosas, descomponerse de una forma lenta, debido a que, el oxígeno no podía contribuir a que el proceso se realizará de una manera habitual.

Con el paso del tiempo, la propia formación de gas comenzó a ascender mediante las grietas en las formaciones rocas y expedirse hasta las capas terrestres. La presión comenzó a formar bolsas o yacimientos en donde es posible realizar la explotación de este mineral.

Proceso de explotación del gas

El inicio de un recorrido bastante extenso del gas, se genera básicamente desde su extracción del subsuelo. Es un largo camino por recorrer el que conlleva procesar este mineral hasta el momento en que se encuentre apto para que podamos utilizarlo de forma cotidiana.

En primer lugar, se debe conocer que su proceso de extracción es bastante complejo, debido a que no existe ningún tipo de método conocido que permita determinar que, por la formación o estado de los yacimientos, existan composiciones de gas mineral.

Por lo que, antes de realizar los procesos de explotación, los geólogos y físicos evalúan zonas específicas de la tierra para descartar lugares y a su vez, definir cuales podrían resultar los sitios más probables en contener gas natural. Específicamente se buscan profundidades notorias, estratos con características específicas y formación con un volumen ya establecido como el habitual.

Tras ubicarse y preparar todas las infraestructuras, se procede a realizar la extracción del mineral que realmente no requiere de un mayor trabajo pesado debido a que, brota de forma espontánea y no requiere ser extraído artificialmente. Sin embargo, su proceso de explotación cuenta con un amplio impacto para la flora y la fauna, por lo que es exigido que luego de que el gas se agote, sea desmantelada toda la maquinaria de forma inmediata. Otro aspecto que afecta al medio ambiente es la forma de extracción: vertical u horizontal.

Aunque todo esto parezca lento y hecho al detalle, en ocasiones no se ha podido evitar el suceso de accidentes en la extracción.

Traslado y distribución del gas

Luego de que obtiene el gas, el mismo se trasporta a refinerías para aprovechar su potencial calórico, para lo que, se utilizan gasoductos marinos o terrestres, mediante el uso de tuberías para su traslado o en los casos de demasiada distancia, se utilizan barcos metaneros para trasportarlo en forma líquida.

Su proceso de preparación se genera básicamente en los gasoductos, en donde el gas circula a velocidades elevadas de aproximadamente 70 kilómetros por hora. Este proceso comprime el gas y lo devuelve a las tuberías de distribución para ser almacenado. En su versión liquida se le resguarda en grandes depósitos para ser utilizado según sea la necesidad.

Una vez el proceso de re-gasificado finaliza, el gas se coloca en las redes de abastecimiento y distribución locales para que puedan aprovecharse su potencial calórico y consumir de forma domestica e industrial.

Usos del gas

En sus inicios el gas natural se utilizó como fuente generadora de luz, sin embargo, con el paso de los años su fácil manipulación y bajo índice contaminante, volcó al avance tecnológico a crear diversos métodos para generar calor, frio y claramente electricidad.

En el sector industrial y comercial el gas natural cumple las funciones esenciales para el desarrollo de las empresas. Siendo el principal combustible que permite el funcionamiento de maquinarias implementadas para la realización de las actividades comerciales. Por ejemplo, el uso de hornos industriales, piscinas climatizadas, procesamiento de metales, creación de químicos, entre otros.

A su vez se establece en el área domestica como un elemento esencial para el desarrollo de las actividades cotidianas como la cocina, la calefacción, lavados de utensilios, entre otros.

El gas como fuente de energía eléctrica

Se ha logrado utilizar el gas natural como proveedor de energía eléctrica, debido a su alto rendimiento, durabilidad y bajo impacto al medio ambiente. Las turbinas generadoras de electricidad mejoran su rendimiento hasta en 40% con el uso de este combustible en comparación a otros minerales.

Lo cierto es que, con los constantes avances hemos logrado observa como el gas ha suplantado otros tipos de proveedores de energía como la gasolina y estamos seguros de que en un futuro se convertirá en el principal combustible del mundo.

Si te interesa la extracción de gas esquisto, y como tener una casa con mecanismo de de lamparas conectadas. puedes leer este artículo o ver el siguiente vídeo: